Acerca de Agustin Alberti

Periodista y Lic en Derecho. Miembro de la Federación de Asociaciones de la Prensa de España (FAPE) y de la Federación Internacional de Periodistas y Escritores de Turismo (FIJET) como miembro de FIJET ESPAÑA.

FELIPE VI, SERBELLONI Y BELLAGIO, UN CURIOSO TRIÁNGULO

Cuando el rey Felipe VI incluyó a los Tercios en el desfile del 12 de octubre nos hizo recordar la grandeza del imperio español y su profunda implicación europea.

 

Fotos Paloma Ausejo

El Milanesado, casi un tercio del norte de la península Italiana, estuvo en poder de la corona española de 1.540 hasta 1.706 y en su momento fue estimado pieza clave del imperio español, por encima de las posesiones americanas. Los tercios españoles considerados en su época como prácticamente invencibles, tuvieron como misión mantener el corazón de Europa dentro de la corona española. Para ello tenían que acceder a Flandes desde la Península Ibérica y al no poder atravesar Francia, el camino estratégico pasaba desde Milán al norte europeo por los pasos de los Alpes. En alguna de sus modalidades el llamado “Camino Español” pasaba por las inmediaciones del lago Como, muy cercano a los cantones suizos por los que las tropas españolas tenían paso libre. Estas vías de acceso de alto nivel estratégico militar cruzan por lo que son ahora una de las regiones estratégicas para el de Turismo de alto nivel en Italia. El lago de Como en sus dos componentes que comenzando en las ciudades de Lecco y Como se unen hacia el norte formando una Y griega invertida, termina en la falda de las impresionantes y bellísimas montañas que separan, o unen según se mire, a Italia y Suiza. En la punta de la península formada por ambos ramales del lago está Bellagio, pequeña por su población estable pero grande por su capacidad para asumir un turismo en búsqueda de tranquilidad, arte y naturaleza en su estado más genuino. Desconozco la etimología del nombre pero sospecho que lo de Bella indica ya un modo de yacer al borde del lago cual si fuera una belleza salida de las aguas para ser admirada y por qué no, amada. Casi en la punta extrema de la península donde comienzan a unirse las aguas de los dos ramales se encuentra el hotel de la máxima categoría que lleva un nombre casi mítico en la Italia milanesa, el Gran Hotel Villa Serbelloni. Desde su piscina situada al borde de la aguas del lago las montañas alpinas aparecen a la luz de la tarde en todo su dorado esplendor. Por aquellos caminos por los que pasaron las legiones romanas y siglos después las tropas de los Tercios españoles, hoy se pueden hacer excursiones a caballo, en bicicleta o pertrechados con las botas de montaña en una pacífica caminata.

“Grande Gabrio” como se llamó a Gabriele Serbelloni, desenvolvió su febril actividad entre 1509 y 1580 y terminó su vida de aventuras militares y según algunos de comercio de armas, al servicio del rey Felipe II. En su profesión de condotiero había estado al frente de las tropas del Papa Pio IV, famoso por su apertura del concilio de Trento que comenzó la Reforma Católica. A la muerte del Papa, Gabrio pasó al servicio del rey de España. El soldado de fortuna hizo buen acopio de ella y no solo conquistó Maastrich para Felipe II al frente de los Tercios sino que previamente participó en la batalla de Lepanto, segunda barrera después de Poitier puesta por en Europa a las espadas mahometanas. Un antecesor y homónimo de Felipe VI, el Rey de El Escorial, nombró a Serbelloni virrey de Túnez quien una vez vuelto a Milán organizó la ayuda a la ciudad golpeada por la peste y de la que el gobernador había huido por miedo al contagio, demostrando así que no era únicamente un hombre de guerra.

Por aquella época ya comenzaban los nobles y grandes fortunas de Milán, Turín, Pavía y hasta Génova a construir impresionantes villas al borde del lago para descansar de sus ajetreadas aventuras y negocios. La gran mayoría se conservan hasta hoy como fantásticos ejemplos de la arquitectura italiana renacentista cargados, y a veces sobrecargados, de lujo y bellezas decorativas.

Las montañas que rodean al lago, alguna de ellas de 1600 metros de altura, no solo han contemplado el paso de los tercios españoles. Ya mucho antes por sus laderas cortadas casi a pico y por sus pasos angostos, vieron pasar a las legiones de Julio Cesar –(“ Gallia est omnis divisa in partes tres….”)- en su camino hacia la conquista de la Gallia.

Notables capítulos de la historia de Europa se evocan en el ambiente pacífico y tranquilo que invita al descanso, la contemplación y la reflexión. Esa sensación casi física la han debido sentir y difundir ilustres huéspedes del Serbelloni tales como los soberanos de varios países, incluida España o mandatarios democráticos como Franklin D Roosvelt o Winston Churchill y personalidades del mundo de la literatura, la música o las artes escénicas y cinematográficas. En su restaurante “El Mistral” galardonado con una estrella Michelin, el comensal se sentirá encantado de disfrutar de una excelente velada gastronómica y si es americano probablemente disfrutará de la proximidad de George Clooney, poseedor de una villa cercana al lago y frecuente cliente del restaurante.

Para los amantes del deporte de la vela las dos ramas del Como ofrecen la posibilidad de una sosegada navegación y zonas de fondeo próximas a los grupos urbanos con motivos diversos de atracción turística y gastronómica. Un poco más de esfuerzo requerirá el paseo en kayak y para los que no están especialmente motivados por los deportes sobre el agua una estupenda red de comunicaciones de motoras de diverso tamaño y frecuencia les pondrán en poco tiempo al alcance de las ciudades de Como y Lecco y de los bellos y amables núcleos urbanos que se asoman a las orillas del lago.

Ya sean huéspedes del Serbelloni, del familiar Belvedere con su excelente restaurante “La Varanda” o de otros establecimientos hoteleros y de pequeñas casas que ofrecen el sencillo pero acogedor “bread and breackfast” el visitante de Bellagio nunca se sentirá miembro anónimo de un turismo de masas.

 

 

MARRUECOS, ILESO DE LAS HERIDAS AL TURISMO

Hasta ahora solo Marruecos, entre los países musulmanes, no ha sufrido un ataque terrorista dirigido al corazón de su sector turístico.

Si la reciente desaparición del avión de Air Egypt en el Mediterráneo es consecuencia o no de una acción terrorista está todavía por demostrar pero en cualquier caso el hecho tendrá, de nuevo, consecuencias negativas sobre los ingresos del sector turístico, no solo en Egipto, sino en toda el área del Magreb.

En recientes reuniones, celebradas en Casablanca y Marrakech, del Comité Ejecutivo y el “Board of Directors” de la Federación Internacional de Periodistas y Escritores de Turismo (FIJET), la preocupación sobre el terrorismo surgió frecuentemente en las ponencias y en las conversaciones. FIJET es un foro interesante ya que en esa asociación, que desde sus primeros años tiene una representación notable de profesionales españoles, experimenta actualmente un peso preponderante periodistas de países de mayoría musulmana como Egipto, Turquía, Túnez, Líbano o Marruecos. “Una de las finalidades del terrorismo es empobrecer a los países y producir inestabilidad” afirmó en su intervención el presidente de FIJET Internacional y ex-ministro tunecino de Turismo Tijani Haddad. En la mente de todos están los atentados de Egipto, algunos directamente contra turistas. Los de Turquía originados la mayoría de las veces en sus problemas internos con la notable minoría kurda, tienen también sus consecuencias en el sector turístico agravadas por le prohibición rusa a sus turoperadores de enviar turistas a ese país a consecuencia del derribo de un avión de guerra ruso en misión de apoyo al régimen sirio. Siria está actualmente fuera de la mente de cualquier potencial viajero. En Indonesia se han recuperado bastante de las consecuencias del más de un centenar de muertos, la mayoría turistas, en el ataque terrorista de Bali. Todavía hay ibicencos que, terminada la temporada en las baleares, se van a Bali a preparar el “container” que venderán la temporada siguiente en los mercadillos de Es Cana o Las Dalias, pero su motivación es más económica que turística. Yo que no vendo nada en esa isla maravillosa, me lo pensaría dos veces. ¿Se le ha perdido algo en Mali donde hubo 21 muertos en una acción terrorista de Al Qaeda contra el hotel Radisson Blue el pasado año? No creo.

Hay estudios muy precisos sobre las consecuencias que en los ingresos por turismo tienen las acciones terroristas, como por ejemplo el de Patricia García Vidorreta, de la Universidad Complutense, titulado “Efectos del Terrorismo sobre el Sector Turístico”, en el que los que sepan matemáticas pueden disfrutar hasta de fórmulas en derivadas parciales.

Si se desea buscar algún estudio sobre la forma de combatir el terrorismo islámico en sus raíces el asunto resulta ya algo más complejo. Luchas intestinas dentro del mundo musulmán, desde la muerte del profeta hasta nuestros días, diferencias ideológicas y políticas basadas en interpretaciones contrapuestas del espíritu subyacente en la ley islámica y sobre la historia de la “umma”, intereses de poder tribales y todo ello doblado por unas diferencias sociales muchas veces escandalosas y un islamismo radical predicado desde las mezquitas de obediencia wahabita, son algunos de los factores que hacen difícil definir una política antiterrorista que vaya a la raíz del problema. La represión militar suele ser un camino demasiado fácil y poco eficaz para un terrorismo de suicidas.

Es muy ilustrativo señalar el caso de Marruecos cuyo potente sector turístico no ha sido directamente tocado por la bestia terrorista. Los factores que aparentemente desencadenan el terror en otros países musulmanes no se dan allí o se dan más débiles y más hábilmente gestionados por la monarquía Alauita que además no tiene que enfrentarse a las fortísimas tensiones entre sunitas y chiitas que afectan a otros países. El monarca , cuyo titulo reconocido de “Amir al muminim” o comendador de todos los creyentes, le dota de una preeminencia religiosa por encima de los vaivenes políticos, reparte con habilidad equilibrios y prebendas sin dejar de ejercer una autoridad omnímoda en aquellos asuntos que afectan más directamente a las bases de su poder. Su presencia en la sombra nos seguía en forma de una exposición fotográfica ambulante que mudaba de sitio según nuestro programa de trabajo. Eran unas fotos de la “marcha verde” que, aprovechando una debilidad estructural de España, arrancó la paz a los habitantes del Sahara español y que esos días recordaba su 40 aniversario. Los saharauis son resistentes y luchadores pero no terroristas.

Plaza de la Jemaâ el-Fna

El turista se siente seguro en Marruecos para poder gozar de la belleza, unitaria y a la vez diversa, de ciudades y regiones marroquíes. La potente medina de Fez no pierde su misterio y muchas de sus aparentemente humildes fachadas esconden verdaderos palacetes. Meknés es otra de las perlas imperiales aunque más pequeña no por eso debería quedar olvidada de los circuitos turísticos. No en vano Marrakech sigue siendo el primer destino turístico de África y su crecimiento urbano está siendo realizado con habilidad mientras en el interior de sus murallas sigue respirándose ese clima de misteriosa belleza que la hace tan atractiva para el viajero.

IBIZA ESTÁ DE MODA, PERO PUEDE MORIR DE ÉXITO

La progresiva pérdida de su histórico ambiente y la explotación abusiva del visitante pueden acabar con la imagen idílica de Ibiza.

Las casualidades de la vida me arrojaron en Ibiza a mediados de los años 60. La intención de pasar unos días en Mallorca quedó frustrada en Valencia por falta de plaza en el barco de Palma y dispuesto con dos amigos a vacar donde fuera la oportunidad nos la ofreció el “JJ SISTER” un viejo barco de la Transmediterránea que durante toda una noche unía Valencia con Ibiza un par de días por semana. Barco histórico ya que en él hizo la travesía hasta Roma, en junio de 1946, san Josemaría Escrivá de Balaguer, fundador del Opus Dei, elevado a los altares por el papa Juan Pablo II en el año 2002. En los sesenta el JJ Sister, del que algún marinero afirmaba que sus mamparos eran ya solo pintura, se dirigía a esa poco conocida isla balear con su abigarrada carga de turistas. Muchos de ellos eran gentes del movimiento hippy que comenzó en Sausalito, delicioso pueblito frente a San Francisco a la vista del antiguo penal donde terminó sus días Al Capone. El viejo barco llevaba en su cubierta   unos cuantos coches, pequeños veleros y caravanas ya que eso de los “roll on-roll off” llegó a la compañía naviera unos años más tarde. La cubierta, con asientos de madera para los viajeros “menos favorecidos” tenía lonas laterales que no resguardaban gran cosa del frio de la noche mediterránea y los obligatorios botes salvavidas acogían, bajo su coberturas impermeables, a parejas algo furtivas que comenzaban allí a practicar sus ideales de hacer el amor y no la guerra.

Continue reading “IBIZA ESTÁ DE MODA, PERO PUEDE MORIR DE ÉXITO” »

OSTENSIÓN DE LA LA SABANA SANTA EN TURÍN

Razón y fe se relacionan en un objeto único; la Sindone

«Aun  siendo un no creyente no deja de ser algo muy impactante» fue el comentario de una pareja italiana durante un breve intercambio amistoso en un ascensor de hotel. Se referían  a la sábana santa cuya ostensión pública que comenzó el pasado 19 de abril en la catedral de Turín terminará el 24 de junio poco después de la visita de dos días del papa Francisco.

La sábana, sindone en hebreo antiguo, fue y es objeto de análisis por científicos de diversas disciplinas desde la medicina forense a la historia, la  física nuclear o la biología y ha sido sometida a un programa informático de la NASA que muestra el positivo en relieve de la imagen negativa contenida en la tela, cosa que no sucede con ningún negativo normal de fotografía. La polémica de la datación del lienzo mediante la técnica del carbono 14, debido a las conclusiones sobre la edad medieval de la tela y la negación de la validez de esa prueba por científicos que destacan la fuerte contaminación por bacterias y la presencia de restos de algodón en el trozo utilizado, manifiesta una vez más una cierta ambigüedad que deja siempre  una puerta abierta a la fe en lo relativo a la presencia de Cristo, persona divina y humana, en la historia de la humanidad. Una imagen que no se sabe como ha podido producirse, un negativo en el que la densidad de cada punto está relacionada con el relieve del cuerpo, en la que no hay pigmentos, características únicas e irreproducibles con las técnicas actuales, hacen de la sindone un objeto único. No se puede, ni se podrá, demostrar científicamente que el cuerpo que envolvió esa sábana fue el de Cristo pero si es comprobable científicamente que ese cuerpo sufrió un trato prácticamente similar al que según los evangelios sufrió nuestro Señor desde su condena a muerte hasta su sepultura. Los análisis de las señales existentes en la tela indican, al no haber rastro de los restos que debería haber dejado un cuerpo en descomposición, que esas señales se produjeron instantes antes de la suspensión del contacto de ese cuerpo con la tela que lo cubría.

Una especie de relación diálogal entre ciencia y fe se hace patente en la atmósfera que rodea la nueva ostensión de la santa sábana. Diálogo sobre el que el Papa Juan Pablo II señaló que «La fe y la razón son como las dos alas con las cuales el espíritu humano se eleva hacia la contemplación de la verdad. Dios ha puesto en el corazón del hombre el deseo de conocer la verdad y, en definitiva, de conocerle a Él para que conociéndolo y amándolo, pueda alcanzar también la plena verdad sobre si mismo»

Rostro sindone     Imagen del rostro de la sindone al invertir el negativo                                                              Plaza de Turin

Quien  decida ir a Turín también experimentará el gozo de una ciudad que parece pensada para ser disfrutada paseando bajo sus soportales, contemplando su arquitectura, sus grandes plazas y una gastronomía muy italiana y de buena calidad.

Y por la noche una «apericena» con una buena bebida aperitivo y canapés variados en algún restaurante especializado como el de la piazza San Carlo cercano a las iglesias de santa Cristina y san Carlos que vale la pena visitar. Los amantes del arte pueden aprovechar las exposiciones de sobre obras de Tamara Lempika o Modigliani y el museo de arte egipcio considerado el mes importante del mundo después de el de El Cairo.

¡Ah¡ y un consejo; si reserva por internet día y hora para entrar en la catedral, lo que es totalmente recomendable, al final del proceso de seguridad elija la parte izquierda de la cola. Me lo agradecerá.

KOBANE; ESPEJO DE CONTRADICCIONES

La pasividad de Turquía ante el drama que se desarrolla en la localidad de Kobane en su frontera con Siria, es bastante elocuente. Mientras recibe miles de refugiados –no todos ellos kurdos- que huyen de la zona ocupada por el autodenominado Estado Islámico (EI), observa pacíficamente desde sus carros de combate apostados en la frontera, como los jihadistas del EI se van apoderando poco a poco pese a los bombardeos de la coalición, de la ciudad mártir después de haberse tragado materialmente cerca de setenta poblados antes de llegar a Kobane.

Las contradicciones que afectan a las políticas de intereses de los actores en la zona se acaban manifestando de forma inexorable.

Los turcos, a los que Obama pidió implicarse en la coalición anti jihadista, salvan la cara votando su parlamento una autorización al gobierno para intervenir en suelo sirio. Pero el primer ministro turco ya expuso las condiciones de una intervención turca contra el EI que implicaban el establecimiento de zonas de exclusión aérea en perjuicio de las acciones del gobierno sirio para librarse de la oposición armada. Condición inviable ya que dada la capacidad siria de defensa antiaérea y el apoyo de su aliado ruso, pondría aun en grave peligro los ya inestables equilibrios de la zona e influiría negativamente en las posibilidades de acuerdo con Rusia –aliada de Siria- para encauzar el conflicto de Ucrania.

Continue reading “KOBANE; ESPEJO DE CONTRADICCIONES” »

“EL DANUBIO NO ES TAN AZUL COMO DICEN” (Anita)

Buda-Danubio-Pest; uno de los entornos con más historia de Europa

Son un matrimonio adorable, pero ella estaba convencida de que el río Danubio era realmente azul. Por eso, un poco desilusionada, Anita, por cierto buenísima persona, me comentó, con cierto matiz de decepción en su voz, al regreso de su viaje en autocaravana por Europa ; “pues el Danubio no es tan azul como dicen”. Yo asentí con la cabeza, con fingida expresión de asombro para no decepcionarla, y al cabo de unos años, recién reincorporados a la civilización ciertos países del este de Europa, decidí darme un paseo por Budapest, entre otras cosas para ver el famoso rio con mis propios ojos. Efectivamente, como ya me sospechaba, el Danubio no era azul pero había que reconocer que, pese a la impresión de ciudad que experimentó tiempos mejores, el Danubio, cargado de sedimentos de la historia de Europa, unía las colinas de Buda y la llanura de Pest en imperial pareja. La todavía algo sombría ciudad, en aquel año recuperada para la libertad, indicaba ya un cúmulo de posibilidades de gozo viajero.

Pasados los años he vuelto en dos ocasiones a Budapest, una por obligación y otra por devoción. Entre ambos viajes Hechos de Hoy publicó algún comentario mío sobre algunos aspectos de la vida política húngara y de la poca simpatía con la que se veía en algunos medios de Bruselas ciertas medidas del gobierno de Viktor Orban consideradas como restrictivas de las libertades democráticas de los magyares. Los propios húngaros no debían estar tan convencidos como los de Bruselas, ya que recientemente reeligieron al partido Fidesz y a Orban, de nuevo, para seguir al frente del país. Hoy, no sin críticas por la decisión, el ex ministro de Justicia y de Asuntos Exteriores del anterior gobierno de Orban –Tibor Navracsics- ostenta el cargo de Comisario de Educación Cultura y Juventud en la Comisión Europea.

Como la casi totalidad de los países de la Unión Europea Hungría ha sido duramente golpeada por la crisis, pero las diferencias entre aquellos años de la caída del muro de Berlín y la vitalidad actual se palpan en la calle. No en vano su producción industrial ha crecido un 28 por ciento en los catorce últimos años.

El turismo está jugando un papel notable en el crecimiento húngaro. Cultura e historia forman en Hungría un eficaz binomio para atracción del turista. El viajero normal, en una ciudad como Budapest comparable en belleza con París, puede permitirse lujos que en la ciudad del Sena le resultarían prohibitivos. El rio Danubio vertebra las dos zonas de la ciudad, con dos estilos arquitectónicos diferentes. Aunque Buda tuvo que ser en gran parte reconstruida a consecuencia de los destrozos ocasionados durante la segunda guerra mundial su carácter permanece intacto. Sus pequeños restaurantes, plenos de autenticidad, no han adquirido ese aire algo artificial de establecimiento tradicional que afecta a bastantes establecimientos de la “rive gauche” parisina.

En estos días que se recuerda en Berlín y en casi todo el mundo la destrucción pacífica de uno de los símbolos más siniestros de la reciente historia de Europa, algunos monumentos de Budapest recuerdan al visitante que allí se sufrió una de las represiones políticas más incivilizadas de las producidas por la Unión Soviética sobre los países de su entorno satelital.

La vitalidad, a pesar de las dificultades actuales, ha tomado de nuevo las calles de una ciudad que no ha perdido su aroma de capital imperial. El Parlamento húngaro, imponente y bella fábrica al borde del Danubio, recuerda al visitante turista o de negocios la permanencia de una nación que sobrevive por encima de desgracias históricas o críticas internacionales mejor o peor fundamentadas.

LAS ARTISTAS HORTENSIA NÚÑEZ Y BEGOÑA SOLANO, AL ALIMÓN EN ERESMA (Príncipe de Vergara 33)

Hortensia Núñez Ladevèze, fundamentalmente escultora, y Begoña Solano Castiella, pintora, expusieron  acuarelas, desde el 16 de febrero, en Eresma (Principe de Vergara 33). La obra abarcó una temática que incluyó muestras de múltiples y acuarelas naïf.

“Recuerdo como si fuera hoy, -dice Hortensia Núñez en su web (http://www.hortensianladeveze.com)-el cambio que se produjo en mi vida cuando, por vez primera tropecé con el arte. De repente, atisbé un horizonte ignoto, más amplio que el que se abría cotidianamente a mi vista, distinto…y entendí que ese horizonte se me ofrecía, más que para entrar en un mundo nuevo, para propiciarme un nuevo modo de ver las mismas cosas. Descubrí casi de improviso, que el arte me embargaba. Y esa pasión repentina me incitaba a indagar sus motivos, y esa indagación novedosa me inducía a su vez, a responder a la incitación que la promovía, aunque no supiera cómo hacerlo, aunque me faltara conocimiento del camino y experiencia para explorarlo…..”

Después se han producido más de treinta exposiciones individuales, con esculturas, óleos y acuarelas así como más de setenta exhibiciones colectivas. Uno de sus hitos como artista escultora es la exposición en homenaje al poeta José Hierro y como pintora una serie de oleos sobre los temas tratados en el bíblico Cantar de los Cantares.

En esta ocasión, en compañía de Begoña Solano, unas acuarelas llenas de candor que esconden, no sin dejar entrever su profundidad de fondo, que la diferencia de edad de ambas artistas no significa una entrega de testigo.

20150204_122050-2      20150209_120514-1-1

 

PECS; PARA MUCHOS, LA CIUDAD MÁS BELLA DE HUNGRÍA

Que a Obama no le guste Orbán, a Viktor Orbán le guste más Putin que Obama y al Parlamento Europeo no le guste ninguno de los dos, no debe afectar gran cosa al viajero que llega a Hungría con ánimo de disfrutar la belleza de ese país y el interés de su historia que se manifiesta en sus arquitecturas, su cultura, sus vinos y la seria amabilidad de sus gentes.
Riesgo de caer en injusticia notoria es intentar dar prioridad a alguno de los centros de interés que Hungría ofrece al visitante novel o repetidor. Me arriesgo a la injusticia sabiendo que mis tres visitas al país de los magiares no han agotado la copa de las posibilidades.
A Budapest me referí no hace muchas fechas en Hechos de Hoy por lo que recomiendo, al que quiera bucear en más detalles, el excelente trabajo de María del Mar García Aguiló en www.fijet.es titulado “Descubriendo la perla del Danubio”.
Esztergom; la tumba de Mindszenty
Aunque no es una ciudad muy populosa, unos 30.000 habitantes, Esztergom además de importantes edificios y monumentos que documentan su larga historia es el centro espiritual del pueblo húngaro, mayoritariamente católico. Allí se puede contemplar el monumento a san Esteban, coronado rey como Esteban I de Hungría en el año 1.000. Sede de la archidiócesis de Esztergom-Budapest ostenta el privilegio de contener , además de las tumbas de los reyes Esteban III (1.172) y Bela IV (1.270), la del cardenal Joseph Mindszenty, primado de Hungría durante una época difícil y símbolo de la resistencia a la opresión de las personas y de las conciencias con la que el régimen comunista intentó doblegar la resistencia de una gran parte del pueblo húngaro. En una situación como la actual en la que populismos de raíz totalitaria pretenden hacerse un hueco en sociedades democráticas infectadas de relativismo, no está de más realizar una peregrinación cultural, como la que propongo a Esztergom, leyendo por el camino algo historia.
Un tribunal de la época comunista condenó al primado de Hungría por alta traición en un lamentable proceso cuya revisión comenzó en 1990 y que terminó con la plena rehabilitación política, moral y legal de Jozsef Mindszenty. Sus restos descansan en la cripta de una basílica, consagrada en 1856, de arquitectura neoclásica y rodeada por las antiguas murallas que, con el Danubio defendían la ciudad de invasores no deseados. Bajo el castillo de Esztergom, al lado de la basílica, se conservan rehabilitadas las antiguas bodegas arzobispales. Pertinente ocasión para degustar algunos excelentes vinos del país.
Pécs, la ciudad donde quedarse
Pécs, al suroeste de Hungría y cercana a la frontera con Croacia, es un lugar en el que una vez palpado el ambiente uno siente que le apetecería quedarse. Es una de aquellas ciudades en las que la dimensión, la diversidad de centros de interés, la belleza de su estructura y el ambiente forman un todo armónico.
La notable necrópolis romano-cristiana, excavada en parte y puede ser cómodamente visitada gracias a las estructuras realizadas. A la salida de ese paseo semisubterraneo por los recuerdos de la Sopianae romana se puede visitar la catedral. La zona de Pécs fue de las más densamente pobladas de Hungría y en 1367 el Papa Urbano V estableció el “Studium Generale” que fue la primera universidad húngara. El ambiente universitario no abandonó ya nunca Pécs y se mantiene como un elemento permanente de atracción académica y social. Capital Europea de la Cultura 2010 Pécs es un área de convivencia entre húngaros, judíos, serbios, croatas, alemanes y en el que han dejado sus huellas Roma, los otomanos, la ortodoxia, los católicos y todo un etc de visitantes invasores que por allí pasaron. El museo de la colección Gyugyi, en las conservadas instalaciones de la fabrica de cerámicas Zsolnay, contiene una de los conjuntos de cerámicas art nouveau más importantes del mundo donadas por el coleccionista Laszlo Gyugyi. El conjunto de edificios que integraban la factoría de cerámicas, aunque conserva una parte dedicada aun a la producción, en su mayoría se ha convertido en un área de centros culturales, bibliotecas universitaria, museos que hacen del “Zsolnay Quarter”, y de la plaza Csezenyi, con el monumento a la Santísima Trinidad, los dos focos de la ciudad de Pécs, para muchos la más bella de Hungría.

DE JOMEINI A LA GRAN MANIFESTACIÓN DE PARIS


“Yo soy Charlie Hebdo” contra la barbarie disparada en nombre de Allah.

Una cadena en el portón de la vacía embajada de Irán en París fue mi primer contacto con el islam en 1978. Es verdad que desde pequeño escuché en mi familia contar como mi abuelo materno había muerto por las balas de rebeldes marroquíes en 1909 mientras mandaba, como coronel del regimiento penitenciario de Melilla, unas tropas a las que el general Marina había ordenado tomar los altos del Gurugú, esa colina en la que hoy pululan miles de centroafricanos ansiosos de saltar una valla que les separa de lo que ellos creen una vida mejor. Pero esa historia yo no la asociaba a ningún conflicto interreligioso sino más bien a simples ambiciones egemónicas de España a las que como militar tenía que servir mi abuelo aun en contra de sus convicciones personales. Como ya predijo a su esposa, mi abuela materna, Venancio Álvarez Cabrera de Nevares murió en el intento.
Pero volviendo al París de 1978, de la vacía y encadenada embajada, simbolo de lo que se estaba derrumbando en Teherán, me fui con el equipo técnico de TVE a Neauphle-le-Chateau donde un tal Jomeini, bajo la protección de un tal Giscard D’Estaign grababa consignas islámicas en cintas magnetofónicas que luego eran reproducidas en un “loro” ante un grupo de incondicionales adeptos. Las escenas se desarrollaban en dos modestos chalets de ese pueblo cercano a París convertidos en espacios aparentemente fuera de lugar y tiempo. Varias mujeres vestidas de negro riguroso manejaban grandes perolas en el jardín en las que muy probablemente cocinaban el rancho del grupo de fieles que, también vestidos de negro estricto, después de escuchar con atención las grabaciones con los mensajes del ayatollha Jomeini, gritaban enfervorizados y cada vez más y más alto..Allah Akbar….Allah Akbar…
Hice lo que pude. Hablé de los contratos que la Persia del Sha había firmado con empresas francesas para construir el metro de Teherán y una central nuclear, de la protección que Giscard D’Estaign – especie de Luis XIV del Siglo XX pero algo más cursi- proporcionaba a Jomeini y su entorno, hablé de la probabilidad de que los susodichos contratos se convirtieran en humo cuando el ayatollha llegara al poder en Irán y acerté. Pero mucho más fuerte fue algo de lo que no hablé; la sensación profunda de que allí, en un pueblecito francés tranquilo, casi cartesiano, se estaba gestando algo de una potencia desproporcionada a la modestia de la tienda de campaña azul que, rodeada de zapatos mugrientos, hacía de improvisada mezquita, convirtiendo en lugar sagrado un pequeñísimo trozo de Francia.
Algo en mi interior me sugería que aquello necesitaba un estudio extenso y profundo para poder ser entendido y explicado. Así vino primero “Le soleil d’Allah brille sur l’occident” de Sigrid Hunke y luego muchos otros más. Biografías de Mahoma, obras de orientalistas, ensayos a favor, en contra, testimonios personales, mentiras pretendidamente históricas, interpretaciones beatas. Pero ningún intento de comprender el mundo, los mundos, islámicos, tiene posibilidades de acercarse a una visión omnicomprensiva sin pasar por el análisis del Corán.
Después vino otra realidad. Millones de personas manifestándose en París al signo de “Yo soy Charlie Hebdo” contra la barbarie disparada en nombre de Allah. Mientras, cientos de miles de cristianos para sobrevivir a una conversión promovida con la daga como argumento, tienen que huir de la tierra en la que ya sus ancestros estaban antes de la llegada del islam y a cuya grandeza hicieron definitivas aportaciones. A la vez un mundo narcotizado por un laicismo enfermizo contempla con horror impasible en sus pantallas de última generación, la decapitación “en cámara” de cooperantes, sacerdotes, correligionarios menos vehementes o las imágenes filtradas en las redes sociales de torturas realizadas por tropas extranjeras en nombre de una pretendida democratización que debería salvar a pueblos culturalmente muy distantes, de una barbarie para, en realidad, sumergirlos en otra de signo similar pero también autóctona.
Entre la clausura de la embajada de Irán y la manifestación del domingo en París hay muchos hechos que exigen más que nuevos análisis y estudios concienzudos, decisiones políticas de gran calado si se quiere que la cultura de la libertad y la solidaridad siga alimentando el alma occidental.