BLASFEMIA Y LIBERTAD DE EXPRESIÓN

 El Artículo 19 de la Declaración Universal de los Derechos Humanos establece la libre expresión de las opiniones, por parte de cualquier ciudadano, sin que por ello sea molestado ni reprimido:

Todo individuo tiene derecho a la libertad de opinión y de expresión; este derecho incluye el de no ser molestado a causa de sus opiniones, el de investigar y recibir informaciones y opiniones, y el de difundirlas, sin limitación de fronteras, por cualquier medio de expresión.

La Encíclica Pacem in terris de San Juan XXIII alude al derecho a buscar libremente la verdad y a exponer los propios puntos de vista:

El hombre exige, además, por derecho natural el debido respeto a su persona, la buena reputación social, la posibilidad de buscar la verdad libremente y, dentro de los límites del orden moral y del bien común, manifestar y difundir sus opiniones y ejercer una profesión cualquiera, y, finalmente, disponer de una información objetiva de los sucesos públicos (n. 12).

La libertad de expresión es ciertamente un derecho que corresponde a la dignidad de toda persona humana. La libre expresión de las opiniones debe ser fomentada y protegida por la legislación y la autoridad pública. Ahora bien, ¿acaso es un derecho ilimitado? Sería quizás el único para el hombre, que de suyo es bastante limitado. ¿Qué quiere decir esto? Que mi libertad termina donde comienza la libertad y la dignidad de las otras personas. Yo no debo invocar mi libertad de expresión para poder denigrar, insultar u ofender a otros. Mis opiniones debe expresarlas de un modo moderado, respetuosamente, sin ofender a nadie.

En el caso reciente, que ha conmovido justamente a la opinión mundial, debe condenarse categóricamente el asesinato de esos periodistas. Pero no parece que ello pueda justificar la defensa de una libertad de expresión irrestricta que incluya el irrespeto y la ofensa a las convicciones religiosas de otras personas. No existe, como ha proclamado un medio periodístico europeo un derecho a la blasfemia. La blasfemia es el insulto en materia religiosa. Y además de ser un signo de incultura, constituye una bajeza moral para quien la profiere y un atentado a la dignidad de otras personas, que son creyentes.

(rafaelbalbin@yahoo.es)

*************

 

 

 

KOBANE; ESPEJO DE CONTRADICCIONES

La pasividad de Turquía ante el drama que se desarrolla en la localidad de Kobane en su frontera con Siria, es bastante elocuente. Mientras recibe miles de refugiados –no todos ellos kurdos- que huyen de la zona ocupada por el autodenominado Estado Islámico (EI), observa pacíficamente desde sus carros de combate apostados en la frontera, como los jihadistas del EI se van apoderando poco a poco pese a los bombardeos de la coalición, de la ciudad mártir después de haberse tragado materialmente cerca de setenta poblados antes de llegar a Kobane.

Las contradicciones que afectan a las políticas de intereses de los actores en la zona se acaban manifestando de forma inexorable.

Los turcos, a los que Obama pidió implicarse en la coalición anti jihadista, salvan la cara votando su parlamento una autorización al gobierno para intervenir en suelo sirio. Pero el primer ministro turco ya expuso las condiciones de una intervención turca contra el EI que implicaban el establecimiento de zonas de exclusión aérea en perjuicio de las acciones del gobierno sirio para librarse de la oposición armada. Condición inviable ya que dada la capacidad siria de defensa antiaérea y el apoyo de su aliado ruso, pondría aun en grave peligro los ya inestables equilibrios de la zona e influiría negativamente en las posibilidades de acuerdo con Rusia –aliada de Siria- para encauzar el conflicto de Ucrania.

Continue reading “KOBANE; ESPEJO DE CONTRADICCIONES” »

¿HAY CRISIS DE IDENTIDAD EN LA FAMILIA?

¿Podría hablarse de una crisis de identidad en la familia? Algunas de las opiniones más generalizadas darían que sospechar que sí. Ya que al desconocer sus rasgos fundamentales sería equiparada a cualquier constructo humano, a cualquier convencionalismo social presente en una determinada cultura.

Habría que decir, sin embargo, que la institución familiar ha pervivido a lo largo de los siglos y de los milenios. Algunos han anunciado el final de la familia, su entierro. Pero -en frase de Chesterton- la familia ha acabado enterrando a sus propios enterradores.

La pervivencia de la familia se puede apreciar, por contraste, en la existencia de familias rotas, uniones de hecho, alianzas concubinarias, adopción de niños. Estas situaciones humanas tienen siempre como punto de referencia al matrimonio y a la familia monógama constituida por un solo varón y una sola mujer, que unen sus vidas a perpetuidad. Aunque esa referencia sea casi como una imitación o un remedo.

El matrimonio y la familia tienen un claro perfil esencial. “En el designio de Dios Creador y Redentor la familia descubre no sólo su <identidad>, lo que <es>, sino también su <misión>, lo que puede y debe <hacer>. El cometido, que ella por vocación de Dios está llamada a desempeñar en la historia, brota de su mismo ser y representa su desarrollo dinámico y existencial” (S. JUAN PABLO II. Exhort. Apost. Familiaris consortio, n. 17)

Aparece la familia, con su identidad propia, como una señal levantada en alto, a la vista de todos, acerca del plan que Dios mismo ha impreso en la naturaleza humana. “Toda familia descubre y encuentra en sí misma la llamada imborrable, que define a la vez su dignidad y su responsabilidad: familia, ¡<sé> lo que <eres>!” (idem).

Gran importancia tiene, en el designio divino, la institución matrimonial y familiar. “Remontarse al <principio> del gesto creador de Dios es una necesidad para la familia, si quiere conocerse y realizarse según la verdad interior no sólo de su ser, sino también de su actuación histórica. Y dado que, según el designio divino, está constituido como<íntima comunidad de vida y de amor>, la familia tiene la misión de ser cada vez más lo que es, es decir, comunidad de vida y amor, en una tensión que, al igual que para toda realidad creada y redimida, hallará su cumplimiento en el Reino de Dios” (idem).

La ejemplaridad de la familia se refiere al amor, que último término es lo importante para la realización de la persona. La familia es la primera escuela del amor verdadero, que habrá de desarrollarse a lo largo de la vida. “En una perspectiva que además llega a las raíces mismas de la realidad, hay que decir que la esencia y el cometido de la familia son definidos en última instancia por el amor. Por esto la familia recibe la misión de custodiar, revelar y comunicar el amor, como reflejo vivo y participación real del amor de Dios por la humanidad y del amor de Cristo Señor por la Iglesia su esposa” (idem).

“EL DANUBIO NO ES TAN AZUL COMO DICEN” (Anita)

Buda-Danubio-Pest; uno de los entornos con más historia de Europa

Son un matrimonio adorable, pero ella estaba convencida de que el río Danubio era realmente azul. Por eso, un poco desilusionada, Anita, por cierto buenísima persona, me comentó, con cierto matiz de decepción en su voz, al regreso de su viaje en autocaravana por Europa ; “pues el Danubio no es tan azul como dicen”. Yo asentí con la cabeza, con fingida expresión de asombro para no decepcionarla, y al cabo de unos años, recién reincorporados a la civilización ciertos países del este de Europa, decidí darme un paseo por Budapest, entre otras cosas para ver el famoso rio con mis propios ojos. Efectivamente, como ya me sospechaba, el Danubio no era azul pero había que reconocer que, pese a la impresión de ciudad que experimentó tiempos mejores, el Danubio, cargado de sedimentos de la historia de Europa, unía las colinas de Buda y la llanura de Pest en imperial pareja. La todavía algo sombría ciudad, en aquel año recuperada para la libertad, indicaba ya un cúmulo de posibilidades de gozo viajero.

Pasados los años he vuelto en dos ocasiones a Budapest, una por obligación y otra por devoción. Entre ambos viajes Hechos de Hoy publicó algún comentario mío sobre algunos aspectos de la vida política húngara y de la poca simpatía con la que se veía en algunos medios de Bruselas ciertas medidas del gobierno de Viktor Orban consideradas como restrictivas de las libertades democráticas de los magyares. Los propios húngaros no debían estar tan convencidos como los de Bruselas, ya que recientemente reeligieron al partido Fidesz y a Orban, de nuevo, para seguir al frente del país. Hoy, no sin críticas por la decisión, el ex ministro de Justicia y de Asuntos Exteriores del anterior gobierno de Orban –Tibor Navracsics- ostenta el cargo de Comisario de Educación Cultura y Juventud en la Comisión Europea.

Como la casi totalidad de los países de la Unión Europea Hungría ha sido duramente golpeada por la crisis, pero las diferencias entre aquellos años de la caída del muro de Berlín y la vitalidad actual se palpan en la calle. No en vano su producción industrial ha crecido un 28 por ciento en los catorce últimos años.

El turismo está jugando un papel notable en el crecimiento húngaro. Cultura e historia forman en Hungría un eficaz binomio para atracción del turista. El viajero normal, en una ciudad como Budapest comparable en belleza con París, puede permitirse lujos que en la ciudad del Sena le resultarían prohibitivos. El rio Danubio vertebra las dos zonas de la ciudad, con dos estilos arquitectónicos diferentes. Aunque Buda tuvo que ser en gran parte reconstruida a consecuencia de los destrozos ocasionados durante la segunda guerra mundial su carácter permanece intacto. Sus pequeños restaurantes, plenos de autenticidad, no han adquirido ese aire algo artificial de establecimiento tradicional que afecta a bastantes establecimientos de la “rive gauche” parisina.

En estos días que se recuerda en Berlín y en casi todo el mundo la destrucción pacífica de uno de los símbolos más siniestros de la reciente historia de Europa, algunos monumentos de Budapest recuerdan al visitante que allí se sufrió una de las represiones políticas más incivilizadas de las producidas por la Unión Soviética sobre los países de su entorno satelital.

La vitalidad, a pesar de las dificultades actuales, ha tomado de nuevo las calles de una ciudad que no ha perdido su aroma de capital imperial. El Parlamento húngaro, imponente y bella fábrica al borde del Danubio, recuerda al visitante turista o de negocios la permanencia de una nación que sobrevive por encima de desgracias históricas o críticas internacionales mejor o peor fundamentadas.

LAS ARTISTAS HORTENSIA NÚÑEZ Y BEGOÑA SOLANO, AL ALIMÓN EN ERESMA (Príncipe de Vergara 33)

Hortensia Núñez Ladevèze, fundamentalmente escultora, y Begoña Solano Castiella, pintora, expusieron  acuarelas, desde el 16 de febrero, en Eresma (Principe de Vergara 33). La obra abarcó una temática que incluyó muestras de múltiples y acuarelas naïf.

“Recuerdo como si fuera hoy, -dice Hortensia Núñez en su web (http://www.hortensianladeveze.com)-el cambio que se produjo en mi vida cuando, por vez primera tropecé con el arte. De repente, atisbé un horizonte ignoto, más amplio que el que se abría cotidianamente a mi vista, distinto…y entendí que ese horizonte se me ofrecía, más que para entrar en un mundo nuevo, para propiciarme un nuevo modo de ver las mismas cosas. Descubrí casi de improviso, que el arte me embargaba. Y esa pasión repentina me incitaba a indagar sus motivos, y esa indagación novedosa me inducía a su vez, a responder a la incitación que la promovía, aunque no supiera cómo hacerlo, aunque me faltara conocimiento del camino y experiencia para explorarlo…..”

Después se han producido más de treinta exposiciones individuales, con esculturas, óleos y acuarelas así como más de setenta exhibiciones colectivas. Uno de sus hitos como artista escultora es la exposición en homenaje al poeta José Hierro y como pintora una serie de oleos sobre los temas tratados en el bíblico Cantar de los Cantares.

En esta ocasión, en compañía de Begoña Solano, unas acuarelas llenas de candor que esconden, no sin dejar entrever su profundidad de fondo, que la diferencia de edad de ambas artistas no significa una entrega de testigo.

20150204_122050-2      20150209_120514-1-1

 

CON MARÍA DURANTE EL 2015

 

Todavía está reciente el inicio del nuevo año 2015. Un año más, con todos sus interrogantes. Y, como la Historia no está escrita de antemano, se abre un amplio abanico de posibilidades. Hay que contar con la libertad humana y la acción de la Providencia divina. No hay un fatalismo de progresos ni de retrocesos.

En su Homilía de la Solemnidad de María Santísima Madre de Dios del año 2010 el Papa Benedicto XVI invitaba a elevar a Dios el corazón: “Meditar sobre el misterio del rostro de Dios y del hombre es una vía privilegiada que conduce a la paz”. La paz es el gran anhelo de la humanidad y de cada persona de buena voluntad. Requiere de la disposición personal de cada uno, sumada a otras muchas. “Ésta, de hecho, comienza por una mirada respetuosa, que reconoce en el rostro del otro a una persona, cualquiera que sea el color de su piel, su nacionalidad, su lengua, su religión”.

Y explicaba: “En realidad, sólo si tenemos a Dios en el corazón, estamos en condiciones de detectar en el rostro del otro a un hermano de humanidad, no un medio sino un fin, no un rival o un enemigo, sino otro yo, una faceta del infinito misterio del ser humano”.

Sólo somos capaces de dialogar con los hombres si antes no lo hacemos con Dios. Contemplar el rostro de Dios es condición para mirar con discernimiento el rostro del hombre. Para llevar a cabo un intercambio respetuoso y considerado. “Con mayor razón, por tanto, para reconocernos y respetarnos como realmente somos, es decir, como hermanos, necesitamos referirnos al rostro de un Padre común, que nos ama a todos, a pesar de nuestros límites y nuestros errores”, añadía el Papa.

Para acercarnos a Dios lo hacemos contemplando a María Madre de Dios y Madre nuestra. Con Ella comenzamos el nuevo año: “el rostro de Dios ha tomado un rostro humano, dejándose ver y reconocer en el hijo de la Virgen María”.

Benedicto XVI destacaba también que “Ella, que ha custodiado en su corazón el secreto de la divina maternidad, ha sido la primera en ver el rostro de Dios hecho hombre en el pequeño fruto de su vientre”.

Nadie más cercano a Dios que su Madre María: “La madre tiene una relación muy especial, única y de todos modos exclusiva con el hijo recién nacido”. Ocurre siempre, y con mayor razón en el caso de la maternidad divina de María. “El primer rostro que el niño ve es el de la madre, y esta mirada es decisiva para su relación con la vida, con sí mismo, con los demás, con Dios; es decisiva también para que él pueda convertirse en un <hijo de la paz>”.

Necesitamos ayuda para ser promotores de la paz. “El Niño mira a la Madre, y ésta nos mira a nosotros, casi como reflejando al que observa, y reza, la ternura de Dios, bajada en Ellos del Cielo y encarnada en aquel Hijo de hombre que lleva en brazos”, explicaba BenedictoXVI.

Una imagen no sólo evocadora sino eficaz. “Pero ese mismo icono nos muestra también, en María, el rostro de la Iglesia, que refleja sobre nosotros y sobre el mundo entero la luz de Cristo, la Iglesia mediante la cual llega a toda persona la buena noticia”, añadía el Papa.

Acudimos a Santa María, Reina de la paz, Madre de la Iglesia, Reina de Venezuela, poniendo en sus manos todos nuestros buenos deseos para el nuevo año. Amén.

(rafaelbalbin@yahoo.es)

UNA CATEDRA CONTRA EL DESPILFARRO DE ALIMENTOS

Los Bancos de Alimentos son organizaciones sin ánimo de lucro cuyo objetivo es recuperar excedentes alimenticios gratuitamente y repartirlos también gratuitamente entre las personas más necesitadas . Sacan adelante su actividad con voluntarios. Luchan contra el hambre mientras combaten también el despilfarro de alimentos.

En la actualidad hay en España 55 Bancos de Alimentos: uno en cada Provincia, integrados en la Federación Española de Bancos de Alimentos (FESBAL); FESBAL a su vez forma parte de La FEBA (FEDERACIÓN EUROPEA DE BANCOS DE ALIMENTOS).

Dentro de la labor de concienciación contra el DESPILFARRO

Dos organizaciones de gran impacto social, la Universidad Politécnica de Madrid, a través del Grupo de Investigación GESPLAN, y la Federación Española de Bancos de Alimentos, firmaron en junio del 2013 un convenio donde manifestaban la necesidad de establecer una estrecha relación entre el ámbito Académico y el ámbito de la sociedad civil. Fruto de este acuerdo nació la Cátedra Bancos de Alimentos-UPM

La Cátedra nace con la finalidad de promover la difusión de todo lo que es cultura de un consumo racional de los Alimentos : conseguir evitar el DESPILFARRO y fomentar su consumo racional; por eso la centramos en la docencia y en la investigación.

La Cátedra se apoya en tres pilares de trabajo; tres bases de desarrollo

  1. La vía educativa y de docencia
  2. La vía de la investigación e innovación: aprovechar las sinergias de ambas instituciones que somos punteras cada uno en nuestro ámbito para desarrollar proyectos de ámbito común en los que podamos aprovechar ese potencial.
  3. Y la vía de la visibilidad, centrada en lanzar proyectos en el que se vea el trabajo y colaboración entre ambas instituciones.

 

PECS; PARA MUCHOS, LA CIUDAD MÁS BELLA DE HUNGRÍA

Que a Obama no le guste Orbán, a Viktor Orbán le guste más Putin que Obama y al Parlamento Europeo no le guste ninguno de los dos, no debe afectar gran cosa al viajero que llega a Hungría con ánimo de disfrutar la belleza de ese país y el interés de su historia que se manifiesta en sus arquitecturas, su cultura, sus vinos y la seria amabilidad de sus gentes.
Riesgo de caer en injusticia notoria es intentar dar prioridad a alguno de los centros de interés que Hungría ofrece al visitante novel o repetidor. Me arriesgo a la injusticia sabiendo que mis tres visitas al país de los magiares no han agotado la copa de las posibilidades.
A Budapest me referí no hace muchas fechas en Hechos de Hoy por lo que recomiendo, al que quiera bucear en más detalles, el excelente trabajo de María del Mar García Aguiló en www.fijet.es titulado “Descubriendo la perla del Danubio”.
Esztergom; la tumba de Mindszenty
Aunque no es una ciudad muy populosa, unos 30.000 habitantes, Esztergom además de importantes edificios y monumentos que documentan su larga historia es el centro espiritual del pueblo húngaro, mayoritariamente católico. Allí se puede contemplar el monumento a san Esteban, coronado rey como Esteban I de Hungría en el año 1.000. Sede de la archidiócesis de Esztergom-Budapest ostenta el privilegio de contener , además de las tumbas de los reyes Esteban III (1.172) y Bela IV (1.270), la del cardenal Joseph Mindszenty, primado de Hungría durante una época difícil y símbolo de la resistencia a la opresión de las personas y de las conciencias con la que el régimen comunista intentó doblegar la resistencia de una gran parte del pueblo húngaro. En una situación como la actual en la que populismos de raíz totalitaria pretenden hacerse un hueco en sociedades democráticas infectadas de relativismo, no está de más realizar una peregrinación cultural, como la que propongo a Esztergom, leyendo por el camino algo historia.
Un tribunal de la época comunista condenó al primado de Hungría por alta traición en un lamentable proceso cuya revisión comenzó en 1990 y que terminó con la plena rehabilitación política, moral y legal de Jozsef Mindszenty. Sus restos descansan en la cripta de una basílica, consagrada en 1856, de arquitectura neoclásica y rodeada por las antiguas murallas que, con el Danubio defendían la ciudad de invasores no deseados. Bajo el castillo de Esztergom, al lado de la basílica, se conservan rehabilitadas las antiguas bodegas arzobispales. Pertinente ocasión para degustar algunos excelentes vinos del país.
Pécs, la ciudad donde quedarse
Pécs, al suroeste de Hungría y cercana a la frontera con Croacia, es un lugar en el que una vez palpado el ambiente uno siente que le apetecería quedarse. Es una de aquellas ciudades en las que la dimensión, la diversidad de centros de interés, la belleza de su estructura y el ambiente forman un todo armónico.
La notable necrópolis romano-cristiana, excavada en parte y puede ser cómodamente visitada gracias a las estructuras realizadas. A la salida de ese paseo semisubterraneo por los recuerdos de la Sopianae romana se puede visitar la catedral. La zona de Pécs fue de las más densamente pobladas de Hungría y en 1367 el Papa Urbano V estableció el “Studium Generale” que fue la primera universidad húngara. El ambiente universitario no abandonó ya nunca Pécs y se mantiene como un elemento permanente de atracción académica y social. Capital Europea de la Cultura 2010 Pécs es un área de convivencia entre húngaros, judíos, serbios, croatas, alemanes y en el que han dejado sus huellas Roma, los otomanos, la ortodoxia, los católicos y todo un etc de visitantes invasores que por allí pasaron. El museo de la colección Gyugyi, en las conservadas instalaciones de la fabrica de cerámicas Zsolnay, contiene una de los conjuntos de cerámicas art nouveau más importantes del mundo donadas por el coleccionista Laszlo Gyugyi. El conjunto de edificios que integraban la factoría de cerámicas, aunque conserva una parte dedicada aun a la producción, en su mayoría se ha convertido en un área de centros culturales, bibliotecas universitaria, museos que hacen del “Zsolnay Quarter”, y de la plaza Csezenyi, con el monumento a la Santísima Trinidad, los dos focos de la ciudad de Pécs, para muchos la más bella de Hungría.

DE JOMEINI A LA GRAN MANIFESTACIÓN DE PARIS


“Yo soy Charlie Hebdo” contra la barbarie disparada en nombre de Allah.

Una cadena en el portón de la vacía embajada de Irán en París fue mi primer contacto con el islam en 1978. Es verdad que desde pequeño escuché en mi familia contar como mi abuelo materno había muerto por las balas de rebeldes marroquíes en 1909 mientras mandaba, como coronel del regimiento penitenciario de Melilla, unas tropas a las que el general Marina había ordenado tomar los altos del Gurugú, esa colina en la que hoy pululan miles de centroafricanos ansiosos de saltar una valla que les separa de lo que ellos creen una vida mejor. Pero esa historia yo no la asociaba a ningún conflicto interreligioso sino más bien a simples ambiciones egemónicas de España a las que como militar tenía que servir mi abuelo aun en contra de sus convicciones personales. Como ya predijo a su esposa, mi abuela materna, Venancio Álvarez Cabrera de Nevares murió en el intento.
Pero volviendo al París de 1978, de la vacía y encadenada embajada, simbolo de lo que se estaba derrumbando en Teherán, me fui con el equipo técnico de TVE a Neauphle-le-Chateau donde un tal Jomeini, bajo la protección de un tal Giscard D’Estaign grababa consignas islámicas en cintas magnetofónicas que luego eran reproducidas en un “loro” ante un grupo de incondicionales adeptos. Las escenas se desarrollaban en dos modestos chalets de ese pueblo cercano a París convertidos en espacios aparentemente fuera de lugar y tiempo. Varias mujeres vestidas de negro riguroso manejaban grandes perolas en el jardín en las que muy probablemente cocinaban el rancho del grupo de fieles que, también vestidos de negro estricto, después de escuchar con atención las grabaciones con los mensajes del ayatollha Jomeini, gritaban enfervorizados y cada vez más y más alto..Allah Akbar….Allah Akbar…
Hice lo que pude. Hablé de los contratos que la Persia del Sha había firmado con empresas francesas para construir el metro de Teherán y una central nuclear, de la protección que Giscard D’Estaign – especie de Luis XIV del Siglo XX pero algo más cursi- proporcionaba a Jomeini y su entorno, hablé de la probabilidad de que los susodichos contratos se convirtieran en humo cuando el ayatollha llegara al poder en Irán y acerté. Pero mucho más fuerte fue algo de lo que no hablé; la sensación profunda de que allí, en un pueblecito francés tranquilo, casi cartesiano, se estaba gestando algo de una potencia desproporcionada a la modestia de la tienda de campaña azul que, rodeada de zapatos mugrientos, hacía de improvisada mezquita, convirtiendo en lugar sagrado un pequeñísimo trozo de Francia.
Algo en mi interior me sugería que aquello necesitaba un estudio extenso y profundo para poder ser entendido y explicado. Así vino primero “Le soleil d’Allah brille sur l’occident” de Sigrid Hunke y luego muchos otros más. Biografías de Mahoma, obras de orientalistas, ensayos a favor, en contra, testimonios personales, mentiras pretendidamente históricas, interpretaciones beatas. Pero ningún intento de comprender el mundo, los mundos, islámicos, tiene posibilidades de acercarse a una visión omnicomprensiva sin pasar por el análisis del Corán.
Después vino otra realidad. Millones de personas manifestándose en París al signo de “Yo soy Charlie Hebdo” contra la barbarie disparada en nombre de Allah. Mientras, cientos de miles de cristianos para sobrevivir a una conversión promovida con la daga como argumento, tienen que huir de la tierra en la que ya sus ancestros estaban antes de la llegada del islam y a cuya grandeza hicieron definitivas aportaciones. A la vez un mundo narcotizado por un laicismo enfermizo contempla con horror impasible en sus pantallas de última generación, la decapitación “en cámara” de cooperantes, sacerdotes, correligionarios menos vehementes o las imágenes filtradas en las redes sociales de torturas realizadas por tropas extranjeras en nombre de una pretendida democratización que debería salvar a pueblos culturalmente muy distantes, de una barbarie para, en realidad, sumergirlos en otra de signo similar pero también autóctona.
Entre la clausura de la embajada de Irán y la manifestación del domingo en París hay muchos hechos que exigen más que nuevos análisis y estudios concienzudos, decisiones políticas de gran calado si se quiere que la cultura de la libertad y la solidaridad siga alimentando el alma occidental.